terça-feira, fevereiro 28, 2006

The opinion


Puedo estar toda la vida viendo pelis, leyendo libros, hablando contigo, partiéndome de risa, llorando como un perro.
Puedo haber pasado 28 años sin enterarme de nada, sabiendo desde el fondo que, sin embargo, también está mi lugar al otro lado.
Cuando decido mirar en lugar de ver, tomo la decisión más bruta, importante y personal de todas: tener una opinión.
Si se traspasa la frontera (quizás no sea una frontera, quizás una no es consecuencia de la otra) ya no hay marcha atrás, porque todo lo que sea alejarse de esa responsabilidad es defraudarse a uno mismo.
Es doloroso tener una opinión, es meterse en lo ajeno, bucearlo.

También se puede vivir toda la vida siendo un cobarde y no por ello dejar de tener hijos, coches, conciertos, ser feliz... Supongo que todo dura el mismo número de años, (puede que incluso más) y se perpetúa la especie desmandada de igual modo.

segunda-feira, janeiro 09, 2006

Astrud dixit



(Ha llegado a mis manos una canción de Astrud que hay que conocer y valorar.
Dios mío, aparta de mí este cáliz...)


Qué malos son. Qué malos son.
Qué malos son nuestros poetas.

Sólo hay que leer las cartas
que Guillén mandó a Salinas.
O escuchar a Gil de Biedma
leído por Carod Rovira
para verlo.

Qué malos son...

Sólo hay que mirar las fotos
que están en las hemerotecas.
Dámaso Alonso en El Prado
y Luis Cernuda en Acapulco.
Los que se hicieron ricos.
Los que murieron pobres,
enfermos, en el exilio.
Leopoldo y sus tres hijos
todos ellos.

Qué malos son...

Preguntadle a la viuda de Alberti.
Si puediera hablar Zenobia,
si estuviera vivo el bendito
padre de Jorge Manrique.
Si lo supiéramos todo sobre algunos,
tanta metáfora y tan poca vergüenza
todos ellos.

Qué malos son.

Quevedo el putero y Góngora el lameculos.
Garcilaso el usurero y Rosalía la ludópata.
El maricón de Lorca y, Becquer que era
un poco mariquita también,
Ferrater el desgraciado
Gimferrer el pervertido.
Los hermanos Machado
el drogadicto y el maltratador.
San Juan de la Cruz
y Santa Teresa de Jesús.
Qué malos son...

sexta-feira, janeiro 06, 2006

Los goznes de la jaula


Esto es lo que os han traído los Reyes Magos en epaoepedra:






No cedas.
Hay paraísos
en el norte y en el sur
del día.
(...)
En los límites de tu cuerpo
está el gozo, y en el aire
el juego: asalta calles
y tactos. Haz de ti
tu único destino.
No cedas. No cedas.

Esther Zarraluki

segunda-feira, janeiro 02, 2006

la fibra óptica


¿Qué es la fibra óptica?

Parece ser que, en general, es un cable.

Dentro de él hay fragmentos de cristal. El más grande brilla increíblemente debido a un láser y tiene un efecto refractante en los más pequeños.
Que los reflejos vayan de unos a otros es cuestión de minisegundos. Parece ser que la luz se propaga a toda leche. Ahí adentro brilla que se mata.
Así es.

Mucho más rápidamente que el cobre que era lo que se usaba antes, pero que debía de brillar menos.

El hecho es que los semáforos modernos pasan del rojo al verde mediante fibra óptica. Y más cosas que todavía no se conocen. Je.

¿A qué viene esto?
A que Anabrasil le han parado el tren porque unos ladrones se habían llevado 30 kms de fibra óptica!!!!
30
Del tirón.
¿Qué coño hace la gente con cable de cristales en su casa?
¿Gargantillas?
¿Buscarse en la oscuridad?
Seguramente ahora están mucho más conectados entre todos los ladrones con semejante botín.

Pero mi pobre Anabrasil ha sido incomunicada, colgada, fuera de cobertura, out.
Añusgada entre Pinto und Valdemoro.
Vilipendiada por la red de ferrocarriles del estado y los Lupenes del siglo XXI.

Cuando se roba el medio de la comunciación, la comunicación se desmorona en sentido lato.
Es una certeza poética.



Por cierto, al primer listillo que haga otra difinición de fibra óptica le veto la entrada en el blog.

quinta-feira, dezembro 22, 2005

20.085 o el número de la bestia


Bueno. ¿No tocó, no?
No pasa nada.
En días como hoy ("la tuve entre mis brazos, la besé tantas veces bajo el cielo infinito")
-¿Se puede recitar a Neruda y pensar en la Lotería Nacional al mismo tiempo?
-Sí, se puede.
-¿Es lo mismo Neruda y la Lotería Nacional? ¿Es equiparable la Gran Vaca Sagrada con El Gordo de Navidad?
-Posiblemente.

Hoy sentimos ser tan idiotas como años anteriores y habernos gastado la pasta en números que acababan en 6. Mandagüevos: ha caído en 5.

¿Cómo apaciguar este sentimiento de subnormalidad y esta cara de hongo?
No sufráis, tengo la solución.

La página que pone una luz al oscuro túnel se llama
adeguello.net, lágrimas de esperanza brotan de mis cansados ojos, hartos de buscar la manera de hacerme rica repentinamente.

  • se premia al criminal del mes
  • hay nominaciones al "Premio Moriarty"
  • nuevas tendencias en timos y estafas
  • se hace un estudio pormenorizado de por qué salió mal un golpe
  • un asesor jurídico te ayuda a saber en qué punto de la ilegalidad te mueves.

¡¡¡¡¡¡Mientras hay vida, hay esperanza!!!!!

sexta-feira, dezembro 16, 2005

Temporadas Memorables

A las nueve menos diez salgo del metro.
Casi
todos los días.
Repito la rutina diaria sin que nada se salga de la precisa rueda.
Pero, cuando los astros se confabulan, la casualidad, o simplemente, habito una temporada memorable, es que no paran de suceder acontecimientos inverosímiles.

Había quedado con frascuela en Chueca y corría un poco porque no quería hacerla esperar; venía del trabajo contenta porque Hectorbellino, el batería de Muchachito Bombo Infierno, había leído el post y me había escrito diciéndome que le habían gustado las cosas que había dicho sobre el grupo.

Como en cualquier narración tradicional, en el camino a Ítaca es fácil que aparezcan sirenas, cíclopes o incluso, asturianos de pro. Así que antes de llegar a la cita con frascuela tuvo lugar el primer encuentro inevitable:

-Hola, asturianodepro.
-Hola, kalucifer.
-Ya ye casualidad! (Y un huevo, vivimos casi en frente). Llaméte hay un momento, pero tabas en el metro.

Así que nos encaminamos por la calle Hortaliza distendidamente, trialarí, trialará... ajenos a lo que las moiras habían tejido desde mucho antes de nuestro nacimiento.

Pobres mortales... nuestra calma tenía los minutos, qué digo, los segundo contados... repentinamente, apareció ante nosotros, saliendo de un restaurante italiano, la figura del mismísimo Polifemo bajo la apariencia de

¡¡¡¡Eduard Punset!!!

No puede reprimirme, extrayendo el rancio abolengo de las recónditas entrañas de mi septentrional acompañante:

-¡Hostia, El Punset!
-Moza, tás avergonzándome. Tó la xente va a mirar pa nosotros.
-¡Qué fuerteeeeeee!

frascuela (mismísima Pitia) tenía que saber qué significaba aquel encuentro. Necesitábamos una explicación a aquella señal de los dioses. Así que cuando nos encontramos con ella, tomamos la decisión. Debíamos ser consecuentes con lo acontecido y regresar sobre nuestros pasos en busca de nuestro destino:

Teníamos que hablar con ese semidiós.

Cómo hacerlo: a base de oinos y carpaccio.

Cuando el oinos comenzó a hablar por mi boca levanté (no tambaleante todavía) este cuerpo cada vez más serrano de la silla, y me encaminé hacia él resuelta cual lechuga.

-"Perdone que le moleste, pero es que yo tengo un amigo que toca la guitarra en un grupo que se llama Los Punsetes, y la canción que le homenajea dice lo siguiente:

Hay que hacerle caso a Eduard Punset
él sabe el cuándo, el cómo y, sobre todo, el porqué.
Hay que verse Redes hasta que termina,
saber si fue primero el huevo o la gallina"

Polifemo, se desgüevaba vivamente:
-Que no tendrás la página del grupete, eh?. Que me gustaría a mí el hablar con ellos, el ponerme en contakto.
-Faltaría más! La página! Ehhh... que es que no me la sé de memoria. Pero no se preocupe porque yo le doy mi e-mail y así se pueden poner en contacto.

Entonces sucedió.

El momento más cinematográfico de mi vida.
Eduard Punset, con su abrigo largo y oscuro, con su porte intelectual en blanco y negro, tomó entre sus catalanes y delicados dedos, una cajita de cerillas del restaurante apuntando en la parte interior, mi e-mail.

Me despedí y regresé a la mesa en la que frascuela y el asturianodepro miraban la escena con ojos de: "Musho Beti, Musho Beti, eh... eh...".

Estábamos eufóricos y ligeramente en ayunas (no carpaccio, nevermore). No terminábamos de asumir una conversación que había pasado de la paupérrima función fática del lenguaje a la comunicación con el más allá.
Había que seguir interactuando, pero ahora la pelota estaba en su tejado...
Punset se acercó a nuestra mesa y miró sonriente al equipo. Con amor y con alegría comenzó un pequeño discurso de "Vosotros los jóvenes..." (speach clásico donde los haya), a lo que frascuela no se pudo resisitir:
"¡Es usted un poeta para la ciencia!"

Podría continuar esta delirante narración, pero a partir de aquí me resulta difícil...

Sólo quería que os anduviérais con ojo cuando salís del metro, cuando os encontráis por la calle casualmente con alguien, cuando creéis que las cosas maravillosas no pueden sucederle a cualquiera.

quarta-feira, dezembro 14, 2005

Rebeldes

Las pelis valen para muchas cosas. Entre otras, para estimular las chispas del cerebro que permiten mirar en vez de ver.

En octavo, algunos todavía nos negábamos a aceptar que Johny y Ralph Macchio pertenecían a niveles distintos: el de la ficcción y el de la realidad.

Se tardan muchos años en pasar por ese aro. Hacerlo supone el paso definitivo entre lo que queríamos ser y lo que vamos a ser.

Ahora, Arnold Schwarzeneger acaba de cargarse a Johny. Conan ha cogido su espada justiciera y ha matado a mi héroe.

Ese hijo de puta ha aplicado una inyección letal al sentido las cosas.

Quién no distingue ficción de realidad.